domingo, 14 de junio de 2015

Paternando.



El significado de paternidad es extenso aunque a primera vista no lo pueda aparecer. Ya que padre se puede ser de muchas maneras; se puedes ser padre biológico, proclamado desde la familia o también de acuerdo tácito entre dos personas, padre e hijo o padre e hija ,se  puede ser padre de un proyecto como puede ser un libro, un cuadro, una ciencia incluso, o puedes ser padre porque un sentencia judicial así lo ha dicho. Pero otra cosa es ejercer. Actuar como padre de un hijo o de una hija.

Aquí también nos encontraríamos matices. Y habría un rango entre lo que llamaríamos un padre responsabilizado con su paternidad hasta otro que cumpliría los mínimos exigibles, de obligaciones establecidas "legales" o en su defecto de la sociedad. Dentro de ese rango tenemos una multitud de opciones y no seré yo el que se ponga a valorar cual sería el mayor o menor grado padre responasbilizado . Y no soy quién aquí y ahora tampoco el que haga un decálogo de lo que un padre tiene y debe hacer con su hijo para que sea eso, padre.



Yo voy a contar como la vivo yo, o como la  vivo con mis dos hijas. Y es que en cada caso he tropezado con piedras en el camino. Unas para hacerme un buen chichón, otras para caerme y luego ponerme en pie, pero todas para aprender o experimentar que otro mundo es posible. Y claro que es posible. La vida del padre es toda una aventura de autoconocimiento. Un curso acelerado de crecimiento personal, una carrera al más paciente, pero sobretodo un reto para ver el  mundo de forma tridimensional, con todas sus caras, con sus múltiples facetas. Es un curso sobretodo de humildad. Ya que no escaparás sano y salvo de tu responsabilidad y de tus decisiones sin humildad. Tú eres el que pone los límites, tú eres el que te equivocas, tú eres el último responsable. Lo quieras o no. Tú vas a ser quien viva en tus propias carnes aquellas frustraciones, decepciones, caídas y recaídas, pero desde otro punto de vista. El de acompañante, el de acogedor, el de contenedor, el de consolador, el de padre. Y aquí es donde está el padre que siento que tengo que ser. Un padre que esté en el momento que se necesita. Pero que sea consciente de todo ello y suele coincidir con aquello que necesitas para ser mejor y que tu mundo también lo sea. Eso es para mi paternar. Una verdadera experiencia de transformación.



Imágenes: http://www.morguefile.com/ father

No hay comentarios:

Publicar un comentario