lunes, 2 de marzo de 2015

Marzo.

Con el nuevo mes, me he acercado a mi espacio más íntimo y natural que tengo cerca de mi casa.Y he podido disfrutar del bello despertar de la naturaleza. Sólo no. Acompañado de mi amada naturaleza. Allí todo era bien recibido. Hasta yo con mis botas y mi atuendo rojo. Lo único que además el silencio hizo que me reportara muchas cosas. Con los oídos bien abiertos y los ojos como lechuzas pasé la mañana disfrutando de los seres de la Cañada de Valdemoro (Madrid).

Flores de Olmo Negrillo (Ulmus minor)
Líqueles en los troncos de los rodales de negrillos (ulmus minor)
Típica época de migración postinvernal y retorno de las tareas de nupcias para las aves diurnas más madrugadoras y alguno como el caso del Críalo ya se hacen notar. Como también lo hace el celo del Sapillo Moteado a la luz del sol. Los gazapos salen también, así como los imagos de mariposa saliendo a mostrar su colorido. Las flores son escasas, pero son relevantes las de un árbol autóctono, el Olmo negrillo (ulmus minor) [Foto] que viste al árbol de tonos rosados. Algunas matas anuales como los cardos marianos o las romazas apuntan sus hojas verdes y anchas, así como las umbelíferas como la cicuta y el zumillo (tapsia villosa).

Este día llevaba telescopio terrestre. Lo que me hizo descubrir detalles como que las hembras de Gorrión Moruno se puede distinguir gracias a un leve moteado en los flancos y el pecho. Además de descubrir los escurridizos que son los Escribanos palustres entre las matas y el suelo, los cuales vi pocos y esquivos. Además vi alguna rapaz más de la cuenta, ya que en la zona suelen escasear bastante y unas hembras de Piquituertos que parecían despistadas o que simplemente descansaban para seguir su viaje.

Llaman la atención el paso de Zorzales (Turdus philomelos) y algún precioso Zorzal Alirrojo (Turdus iliacus) que inundaban pastizales, veredas, setos y eriales, remontando su viaje a tierras altas..



Charcas con anfibios

Aves:

Petirrojo, Urraca, Zorzal común, Zorzal Alirrojo, Pinzón, Verderón, Gorrión domestico, Gorrión moruno, Paloma Torcaz (Especialmente abundante), Críalo (sólo oído pero varias veces), Abubilla (canto típico de tres saltos), Pájaro Moscón, Curruca cabecinegra (canto de un macho), Curruca capirotada, Buitrón, Mosquitero (Philloscopus collibyta, identificación gracias al canto), Milano negro (primer ave del año para mi), Ratonero (sobrevolando la finca de El Chaparral), Pardillo, Jilguero (bandos pequeños en eriales), Piquituerto (grupo de 3 aves en vuelo), Gaviota Patiamarilla y Gaviota Reidora (bandos nutridos), Pito real (en fincas colindantes), Mirlo.


Los verderones están muy activos y hay algunos machos que ya visten su manto verde. En una ocasión les vi que daban buena cuenta de los frutos del árbol del Paraíso. Árbol naturalizado que crea aquí un curioso ecosistema. También vi los restos de nuevo de un nido del pasado año de Pájaro Moscón. Aunque todavía no he podido hallar ninguno de Gorrión moruno pese a la presencia regular de esta especie durante gran parte del año. Sin embargo observé que los Gorriones domésticos extendían su dominio a el nido de Ciguieña blanca (hoy sin ninguna actividad).

Humedal del arroyo de la cañada.

Después de visitar la mancha arborea de Paraísos me encaminé arroyo abajo hasta las pequeñas ciénagas que conforma el rio y algunas corrientes de arroyos supuestamente subterráneas, formando un interesante ecosistema que es necesario proteger.

Tipo de malvácea de gran tamaño parecida a un geranio casero.


Allí continué viendo avifauna y además pude ver la existencia en sus charcas estacionales de ranas verdes y sapillos moteados que dan una nota de color amenizando el aire fresco y vital de este comienzo de de la primavera con sus sonidos sordos y suaves desde el agua. No conseguí ver ninguno pero me alegraron sus cantos de celo anunciando la vida.

Aves:

Aguilucho lagunero (una hembra volando alto con un sonido lastimero y corto, algo parecido al ratonero), Ruiseñor bastardo, Escribano palustre, Gallineta de agua, Pájaro moscón (en las eneas y carrizos que rodean al humedal), Buitrón, Rascón (hasta dos aves emitiendo su típico reclamo), Agachadiza (Gallinao gallinao), Bisbita pratense. Avefría (dos aves volando bajo), Cigüeña blanca, Piquituerto (dos hembras descansando en retoño de chopo, Paloma torcaz, Tarabilla, Perdices (grupos pequeños de 2 hasta 4 aves, cuando vuelan se dirigen siempre al cercado próximo. Esto unido a un montón de cartuchos bajo un árbol indican claramente los usos y costumbres de algunos humanos que rondan por aquí), Cogujada montesina (en los cerros de yeso), Pato azulón (parejas y pequeños grupo de 3-5), Gorrión moruno (un macho, sin haber mudado todavía e identificado gracias a los flancos negros que tenía y el pecho con "corbata oscura), Urraca, Mirlo, Carbonero grande y Chova  piquirroja (oída de lejos).

Cápsulas con frutos de Iris sp.



Además de las aves siempre tan a mano y visibles para mis ojos, también vi rastros de mamíferos y aves en los limos del rio. Destacar el intenso olor en algunos enclaves, seguramente por presencia de zorros, aunque todavía no he visto ninguna  presencia visual de este. Lo que si observé fueron agujeros y galerías en el herbazal que por un momento me recordó a la rata de agua. Pero tendría que investigar más.

Muy contento por estar en Marzo otra vez descubriendo la naturaleza cerca de mi.

Fotos y texto: Autor.



No hay comentarios:

Publicar un comentario