sábado, 1 de noviembre de 2014

¿Qué es āsana?



 Āsana (en sánscrito , pronunciado originalmente /ásana/ pero actualmente también /asána/) y que comúnmente se la nombra con el artículo femenino, es en realidad el  āsana. El siginficado de āsana se ha desvirtuado en el proceso de transliteración llegándo a nuestras clases de yoga el término postura. Postura del camello, postura de la pinza, etc…Esto  ha producido una pérdida con  la transliteración de como nos llegó originalmente en las traducciones, obiando algunos detalles importantes que hacen que hayamos perdido su mensaje. Y si buscaramos el término postura,  encontraríamos sinónimos como posición, actitud, colocación, situación, pose, apariencia, aire, forma, modo, presencia, figura, planta. 


Sin embargo āsana lo definió Patañjali (siglo III a de C.) como asiento. Asentar es poner, colocar, situar, instalar, establecer, avecindar, domiciliar, fijar, radicar, fundar, levantar, edificar, construir, crear. Y Rafael Romero, profesor de Yoga lo completo como un establecimiento de toda la naturaleza del ser humano en un momento espacio/tiempo donde colocamos todos los planos de nuestra naturaleza (física, emocional, energética, mental y espiritual). Este asiento a su vez se caracteriza por:


- Facilitación.

- Comodidad.
- Elastificación.
- Fuerza.
- Respiración.
- Atención.
- Visualización.
- Emisión o no de sonidos y/o palabras.

Las características de un āsana están constituidas por todos los esquemas de la naturaleza humana más las características propias del āsana. Todos los āsanas tienen un lenguaje de interpretación, un lenguaje de orientación y también un lenguaje simbólico.






El sadhaka (practicante) tiene que identificarse con las características. Estas son su significado, su origen, que representa y cual es su objetivo.


Todos los  āsanas llevan implícitos un mecanismo de acercamiento un mecanismo de quietud, un espacio de silencio, un microespacio de progresión, un espacio de relajación y otro espacio de retorno.


El āsana se acompaña de un alto nivel de conciencia. Sólo de esa forma se obtendrán los efectos terapéuticos, psicológicos, pránicos, dianicos (de Dyana)…


Todos los āsanas son actos de presencia. Una de las características del asiento es que uno se asienta para ser presente continuo. Y toda la experiencia nos induce a la experiencia. Y toda experiencia nos induce al conocimiento. Y todo conocimiento nos lleva a la libertad. Hacia el mukhtá o mukh. La emancipación. Emanciparse es sinónimo de desidentificarse. Desidentificarse en de ham na ham que significa “yo no soy el cuerpo”. Ya que según la Yoga el cuerpo nunca es un medio es tan sólo un fin.

Y emanciparse significa crecer.




Por eso, cuando nos refiramos a las posturas del Yoga no nos olvidemos de la naturaleza que dió origen a esa práctica. Bebamos de la tradición. Busquemos en las raíces. Nademos en su aguas limpias y buceemos en su conocimiento.

Om Samti.





Fuentes:

 Textos recogidos en el “Taller de Yakrt. Yoga Estacional” Impartido Rafael Romero en el Ashram de San Martín de Valdeiglesias (Madrid) el Abril de 2011.

Imágenes



http://www.morguefile.com/creative/nikilynne



No hay comentarios:

Publicar un comentario