Encuentros con la naturaleza.

Con una Rana Bermeja recién capturada en el bosque. Riamonte (Lugo). Foto: David García Bueno.
 La mejor etapa de mi vida la recuerdo como se recuerdan aquellas cosas vividas con intensidad con mucha nostalgia. Aquellas vivencias con los amigos que nos ilusionábamos por encontrar anfibios y plantas que habíamos visto en aquellas revistas a todo color. Compartiendo adolescencia con seres amantes de la vida tranquila en el bosque, en la montaña, en alguno de aquellos paisajes de ensueño que dibujamos en nuestra cabeza y que conseguimos cumplir y caminar por ellos.
Riamonte (Lugo). Perdidos en el paraiso de los árboles. 
Vivencias íntimas y naturaleza siempre han estado relacionadas. El encontrar el secreto de su encanto me ha llevado a seguir buscando. ¿Porqué me fascinará tanto? ¿Y porqué lo hace tan distinto en mis etapas vitales?

Comentarios