El masaje en la espalda.





El contacto con la piel de otra persona nos pone en otra dimensión. Nos saca del juicio, de la mente racional. El sentido de la vista predomina en los demás sentidos (oído, olfato, tacto, gusto). Cuando nos dejamos llevar por los otros sentidos un mundo de sensaciones se nos abre. Comenzamos a abrir otras zonas del cerebro y observamos aspectos de los otros que antes es muy probable que no hubiésemos reparado, proporcionándonos algunos otros, difíciles de enjuiciar, de encasillar. La experiencia con el masaje nos invita a esta posibilidad. A estar abiertos a otras sensaciones, a dejarnos llevar y abrir nuestro corazón al grupo.

Por eso me atrevo a introducir la practica del masaje en los grupos de yoga. Esto nos saca de la individualidad y nos invita a entrar en el grupo. Estableciéndose lazos que nos ayudan a entender que todos procedemos de la misma energía. Esto nos permite que la practica del yoga en grupo se enriquezca.

Esta vez daré un repaso a algunas maniobras para el masaje de espalda sacados de mis conocimientos de quiromasaje.




Preliminares: 


Como en otros campos este apartado es importante no saltárselo:

- Debemos poner al paciente cómodo y tapando todas aquellas partes que no vayamos a masajear. Es importante que esté abrigado.

- También debemos estar cómodos nosotros y tener todo a mano (toallas, aceite de masaje, música,…). No abandones al paciente y no pierdas el contacto con él en todo el masaje.

Técnicas manipulatorias:

O. Cómo os comenté el primer contacto es importante. La toma de contacto debe de estar en la zona del sacro o últimas vertebras lumbares. Como comenzamos boca abajo ya que vamos hacer un masaje de espaldas nos centramos en esa zona.

Nos paramos unos segundos, sintiendo, conectándonos con la energía del paciente, al igual que lo hacemos en reiki.

1. Pases digitales: Como su nombre indica esta técnica consiste en pasar la yema de todos los dedos, tan suave como sea posible, por la región a tratar. Se practica simultánea o al unísono. Los dedos deben estar separados ligeramente.

Espalda: Se hacen varios pases desde el occipucio, lateralmente, por toda la columna vertebral, intercambiándose las manos varias veces durante el recorrido. De la parte inferior de la espalda hasta la cabeza.

Estos pases son excitantes cuando se ejecutan rápidos y son calmantes cuando son lentos.

Se utilizan para preparar al paciente a relajarse; por este motivo se emplean al principio y al final de la sesión.

2. Vaciado de venas: Esta manipulación se efectúa con la región palmar y de los dedos, ambas de plano, sobre la parte que tengamos que tratar y siempre orientada hacia el corazón despejando la sangre venosa superficial, con lo que el campo operatorio queda preparado para otras manipulaciones.

Puede efectuarse con una mano o con las dos según la región que se trate.

La rapidez y el ritmo con que se lleve no tienen programación fija, aunque de un modo general es conveniente llevarla a cabo con mucha suavidad.

Pierna: Con ambas manos a la vez en forma de abrazadera. Cogiendo el tobillo y subiendo hacia arriba, salvando las zonas poplíteas (detrás de rodillas y en las ingles), acabando con una mano hacia el glúteo,


Espalda: Región dorsal: de las apófisis vertebrales transversas, hacia los lados siguiendo la dirección de los espacios intercostales. Región lumbar: de la misma manera que la anterior. Región sacrococcígea: de la parte media hacia los glúteos.


*[A partir de ahora en la espalda nos vamos a coger una mitad de esta, tapando cuidadosamente con una toalla la otra mitad para que no pase frío. Hacemos barridos de arriba abajo y del centro hacia la periferia. Subiendo cuidadosamente al cuello.

En pierna se hace bien cada una y cuando se termine se empieza con la otra , respetando el orden de la manipulaciones, haciendo al igual que en le espalda barridos longitudinales abarcando toda la región, de arriba abajo.]

3. Amasamiento digital (profundo): Se efectúa con la yema de todos los dedos ligeramente separados procurando hacer pequeños círculos, en semiflexión y en un vaivén simultáneo teniendo en cuenta en adherir los dedos a la región a tratar.


Durante la ejecución de esta manipulación deberá moverse solamente los dedos, con independencia, y sin que intervengan los brazos ni el resto del cuerpo.

Se debe hacer por toda la región manipulando milímetro a milímetro; con esta manipulación se puede tratar cualquier región por pequeña que sea

Espalda: como ya dijimos se hacen barridos de abajo arriba de la espalda hasta que cubramos toda la región.

Pierna: cubriendo toda la superficie que podamos se masajea de abajo a arriba (respetando las zonas poplíteas,-detrás de las piernas a la altura de las rodillas- que no se masajean). Como en la espalda se hacen barridos longitudinales hasta completar toda la pierna, primero una y luego otra. La zona inguinal tampoco se masajea, son zonas poplíteas.

4. Amasamiento palmopulgar: Esta manipulación se debe de hacer cubriendo bien la zona con las manos abiertas y centrados en la presión de los dos dedos pulgares que avanzan hacia arriba con movimientos circulares hacia afuera.


5. Amasamiento nudillar: como su propio nombre indica se hace a través de los nudillos. Moviéndolos independientemente como en el digital cubriendo bien la parte del músculo a relajare y con las mismas salvedades que el anterior.

6. Amasamiento digitopalmar: Aquí interviene toda la mano. Es como si amasaras pan. Lo haces cogiendo toda la superficie que puedas y a la vez masajeas de forma circular y hacia afuera con las yemas de los dedos. Se tienen en cuenta todos los aspectos que hemos visto hasta ahora.

7. Vaciado de venas: Al igual que antes, ahora trata de que sea un poco más profundo y repasa toda la superficie.

8. Pases digitales: termina con un sutil pase de dígitos por toda la zona masajeada, para despedirte.

Final:

Le comunicas al oído que ya has terminado y le invitas a que se quede un rato sintiendo el masaje mientras te alejas de él pero controlándole-a. Cuando se vaya a levantar ofrécele tu ayuda y despídete.

Acuérdate que toda persona que se presta a darse un masaje deja en ti su cuerpo, así que no olvides esta responsabilidad y haz las cosas con sentido común, pero disfruta también del masaje.


Comentarios